Croquetas de pollo light

croquetas de pollo light

croquetas de pollo light

Las croquetas de pollo light son perfectas como un entrante light gourmet para cualquier acontecimiento y serán bien recibidas por los comensales más exigentes. Las croquetas se pueden servir tanto frías como templadas o calientes; están buenas a cualquier temperatura. Para combatir los nervios y el desorden de la cocina que produce hacer las croquetas, se pueden cocinar con antelación. Luego, se les puede dar un toque de horno, aunque si sobran (que lo dudamos) se pueden incluso congelar y guardar en tuppers.

 Ingredientes de las croquetas de pollo light:

  • masa de croquetas light
  • 200 gr. de pan rallado
  • 2 huevos
  • aceite de oliva (que no sea virgen extra porque le daría un sabor demasiado fuerte)
  • 1 pizca de sal

Elaboración de las croquetas de pollo light:

  1. Batimos los huevos con una pizca de sal en un plato hondo como si fuéramos a hacer una tortilla. Esta masa nos servirá como “pegamento” para rebozar el pan rallado.

  2. Ponemos una capa de pan rallado, de aproximadamente un dedo de grosor, en otro plato hondo.

  3. Para crear una croqueta, cogemos una cucharada de masa de croquetas y formamos con las manos un cilindro. ¿Sabéis cómo moldear una croqueta? Con la masa en la mano, doblamos la mano hasta que forme la letra “C” y con la otra mano presionamos a ambos lados del tubo de la masa para marcar bien el cilindro. Si hay que hacer unas raciones industriales, recomendamos usar una manga pastelera e ir cortando las piezas con unas tijeras.

  4. Hacemos rodar primero la masa por los huevos batidos y luego en el plato del pan rallado. Es importante que en ambos procesos se impregne bien de los dos lados. A veces, ayudándonos de un tenedor, es más fácil manejar la masa. Seguidamente, guardamos en una bandeja aparte.

  5. Añadimos un buen chorro de aceite de oliva a la sartén hasta cubrirla un par de centímetros como mínimo (así, todo el aceite que no hemos usado hasta ahora, lo usamos para freír estas deliciosas croquetas). Encendemos el fuego al máximo.

  6. Comprobamos que el aceite haya conseguido la temperatura óptima echando un par de gotas de masa de huevo a la sartén. Si vemos que se fríen inmediatamente, entonces podremos empezar a freír ya las croquetas (¡ojo que salpican!). Es muy importante freír a la temperatura adecuada porque si no las croquetas adquirirán demasiado sabor a aceite y no estarán crujientes.

  7. Damos la vuelta a las croquetas cuando veamos que estén bien doraditas de un lado.

  8. Sacamos las croquetas de la sarten cuando estén hechas de ambos lados, y las envolvemos en papel de cocina para que absorba todo el aceite posible.

  9. Finalmente, podemos emplatar como queramos: plato, bandeja o platillos. Recordad ponerle un toque decorativo a las croquetas para que luzcan mejor ;-). Nosotros hemos puesto una rama de menta para darle frescor y colorido al plato. ¡Funciona!

Trucos y consejos:

  • Si después de usar toda la masa de croquetas para la receta, nos sobra huevo batido, siempre podemos hacernos una tortilla francesa. ¡Aquí no se tira nada!
  • Con una buena masa de croquetas light, podemos hacer  tortilla rellena al horno.

 

¿Os ha gustado este post de croquetas de pollo light? Esperamos que haya sido así. Si te ha gustado y crees que puede interesar a alguien más, no olvides compartirlo en FacebookTwitterG+… ¡Gracias! y como siempre, os recordamos que si os suscribís a nuestro blog, recibiréis las nuevas recetas por correo electrónico.

VN:F [1.9.22_1171]
Puntua este post
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
Croquetas de pollo light, 10.0 out of 10 based on 4 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *