Sandía

sandía

sandía

Hoy hablaremos de la sandía, algunos también la llaman el “melón de agua” por la gran cantidad de agua que contiene. Por tanto, es una excelente fruta para incluir en la dieta. Esta fruta, habitual del verano, suele encontrarse en la mayoría de los supermercados y fruterías desde verano hasta que empiece el otoño (finales de septiembre aproximadamente).

La sandía suele ser de grande como una pelota de basket, pero de color verde por fuera y rojo por dentro. Acostumbra a ser bastante pesada: desde 2 kg hasta ¡20 kg! Pero eso no le impide que pueda dar juego; se puede cortar a dados, batir para hacer zumo (eso sí, ¡quitadle las pepitas!), licuar para granizado etc.

Puntos fuertes de la sandía:

  • Es ideal para dietas; tiene tan sólo 32 kcal por cada 100 gramos (casi el 93% de la sandía es agua).
  • Apta para congelar; mejor si es en trocitos pequeños y sin pepitas. Así luego se puede licuar y hacerse un granizado casero.
  • Apta para tupper; si se corta a dados, de tamaño de un bocado: se convierte en el perfecto tentempié sano de media mañana en la oficina.
  • Algunas son sin pepitas; ya existen sin pepitas o con pepitas más blanquecinas (nosotros somos de los tradicionales y nos gustan con las pepitas negras de toda la vida).
  • Resistente; si no se abre, puede madurar bastantes días fuera de la nevera.
  • Abundante; si se abre se puede obtener de 8-10 raciones de fruta,
  • Cáscara multifuncional; gracias a su verdosa piel, dura y gruesa, se  puede aprovechar como si fuera un recipiente de un plato, ¡originalidad asegurada! En cierta manera ésto ya lo hicimos con el tomate en la receta Shirazi.

Puntos débiles de la sandía:

  • Tamaño y peso; son muy grandes y pesadas para llevar y más si nos vemos obligados a comprar toda la pieza entera. En algunas ocasiones, la frutería ya te venden sólo media pieza y te permite así ver el estado de conservación de la fruta.  También, enseguida ocupan media nevera; hace que se tenga que planificar la compra de esta fruta para consumirla casi al día.
  • Temperatura; si no ha estado en la nevera pierde mucho sabor, necesita estar fresca.

Truco de la sandía:

Una vez que se abre una sandía, lo mejor cortarla toda ¿Por qué? Porque siempre da mucha pereza volver a empezar de nuevo el proceso de cortar la sandía, limpiar las pepitas y fregar los cacharrros. Es mucho mejor tenerla ya toda cortada a dados, guardada y tapada en la nevera y consumir así en 3 ó 4 días. Y si se prevé que hay demasiado, ¡siempre se puede congelar! Y aprovechando la ocasión, os recomendamos congelar unos cuantos trozos para el próximo post ;-).

Esperamos hayáis aprendido algo nuevo de la sandía. Si se quiere saber más, tan solo suscribíos a nuestro blog y recibiréis por mail nuestras recetas! 🙂

VN:F [1.9.22_1171]
Puntua este post
Rating: 10.0/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 5 votes)
Sandía, 10.0 out of 10 based on 6 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *