Uso de las patatas

patatas

patatas

En este post vamos a hablar del uso de las patatas. Hay una variedad enorme, como unas 300 de este tubérculo, con lo cual es importante saber a diferenciarlas un poquito. Lo cierto es que la patata es un ingrediente tan popular y variado como el arroz. Así que, antes de volvernos locos con los distintos tipos de patatas que hay, detallaremos los usos más adecuados para cocinarlas.

¿Os acordáis que tenemos un utensilio que es ideal para pelar las patatas? Efectivamente, es el pelador de patatas. Con él se puede preparar un delicioso y sanísimo puré de patatas. Eso sí, necesitamos cocinar con patatas frescas para conseguir un buen resultado. Para saber más de las patatas, podemos decir que es un tubérculo muy rico en carbohidratos, de los más populares, y además, es de los más cultivados y consumidos en todo mundo. Así que no tenemos excusa para no conseguir patatas frescas en cualquier lugar.

Uso de las patatas

Diferenciamos y catalogamos las patatas según su uso más adecuado: para el horno, para guisos, para cocer, para freír o para al vapor.

  • Para el Horno. La mejor elección son las patatas Kennebec y la Spunta.
  • Para Guisos. Buenas opciones son las patatas Monalisa, Desirée (rojas) y Kennebec.
  • Para Cocer. Podemos elegir entre Spunta, Kennebec, Monalisa y la Baraka.
  • Para Freír. Nos irán bien las Baraka, Spunta, Agria y Caesar.
  • Para al Vapor. Son ideales las Red Pontiac (rojizas).

Podemos decir que las variedas de patata: Kennebec, Monalisa y Spunta, son de las más versátiles en la cocina dado que las podemos usar para cualquier técnica mencionada anteriormente. Aunque si damos un uso distinto a la patata que tengamos por casa tampoco pasaría nada. Con este post sólo aconsejamos cómo sacarle el máximo partido a la patata: lo más importante es que sea fresca y a poder ser, de la variedad más apropiada. Más adelante, hablaremos de los distintos tipos de corte que se le puede aplicar, aunque creemos que para hoy ya hemos aprendido suficiente. 😉

Curiosidad

¿Sabíais que las patatas son tóxicas para los caballos? Contienen glicoalcaloides (compuesto tóxico) y, aunque se eliminan en gran parte cuando se cocinan, no son aptas para el estómago de un caballo.

Esperamos que este post haya servido para aclararnos un poco más entre tanta variedad de patatas y sepamos un poco mejor qué patata nos conviene más en cada ocasión. En nuestro próximo post cocinaremos unas patatas rellenas. ¡No os lo perdáis, suscribíos a nuestro blog y recibiréis la receta por correo electrónico!

VN:F [1.9.22_1171]
Puntua este post
Rating: 9.4/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
Uso de las patatas, 9.4 out of 10 based on 5 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *